L (4).png

LULU MAGAZINE

Síguenos en

Karlie Kloss, otra  modelo en la “familia” Trump

Karlie Kloss, otra modelo en la “familia” Trump

La “top model” demócrata, e “influencer” en Youtube, Karlie Kloss, se ha unido recientemente en matrimonio con Joshua Kushner, hermano del empresario y asesor presidencial Jared Kushner, casado con Ivanka Trump. De esta forma entra en la familia política de Trump, pero Karlie tiene muchas otras facetas...

Tiene 26 años, más de 7,7 millones de seguidores en Instagram, es programadora informática y una de las “top model” más influyentes del mundo: así es, Karlie Kloss, quien tiene razones suficientes para ser una de las estrellas más brillantes del firmamento de los famosos.

Sin embargo, la razón por la que flota ahora en la cresta de la ola mediática es haber sido recientemente emparentada con los Trump. Pero, ¿quién es esta popular joven? Lo cierto es que su celebridad viene de lejos.

DEL BALLET A LAS PASARELAS.

La estadounidense Karlie Elizabeth Kloss nació en Chicago, Illinois, el 3 de agosto de 1992, y se crió en San Louis. Tiene raíces europeas: alemanas, polacas y danesas; tres hermanas (dos de ellas mellizas), un padre médico de urgencias y una madre directora independiente.

“Saltar y desfilar en tacones me resultó sencillo gracias a haberlo hecho primero sobre mis zapatillas de ballet” dijo la modelo, antaño estudiante de ballet, a The Sunday Times.

Ya desde pequeña, demostró que valía para pisar fuerte en el mundo, y que andar con calzado complicado nunca le supondría un problema. Sin embargo, no lo hizo de buenas a primeras con tacones en las pasarelas, sino en escenarios y de puntillas con sus zapatillas de ballet.

La modelo estadounidense Karlie Kloss en el Festival de Cannes en 2015. FOTO: SEBASTIEN NOGIER

La modelo estadounidense Karlie Kloss en el Festival de Cannes en 2015. FOTO: SEBASTIEN NOGIER

Así, desde los 10 hasta los 15 años, Karlie estudió ballet, aún a pesar de que su altura de 1,88 metros le supusiera un “handicap” para dedicarse a ello. En la actualidad es de las más altas de la industria y ya de pequeña era de muy buena talla.

Por ello, en sus primeros años como modelo compatibilizó su temprana carrera con su pasión por la danza. Y es que empezó en la moda con tan solo 13 años, cuando fue descubierta en un desfile benéfico.

Y su temprana carrera en las pasarelas se la agradece al baile: “he podido saltar y desfilar en tacones gracias a que ya estaba acostumbrada a hacerlo en zapatillas de ballet”, dijo a The Sunday Times, y añadió que “los tacones resultan muy fáciles en comparación”.

La modelo estadounidense Karlie Kloss; durante la 68ª edición del Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO

La modelo estadounidense Karlie Kloss; durante la 68ª edición del Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO

Además de “top model” y familiar política de los Trump, Kloss es “instagramer” con casi ocho millones de seguidores; “youtuber” con más de un millón de vistas en varios de sus vídeos; filántropa y programadora informática.

Kloss pasó entonces por distintas agencias y, en el año 2000, apareció en la edición francesa de Vogue entre las treinta modelos más importantes del momento. Un reconocimiento que la revista People le otorgó ocho años más tarde.

DE LA MODA A LOS ORDENADORES.

Un año después, en 2009, se convirtió en toda una “chica Vogue”, apareciendo en la portada y páginas de las diferentes ediciones de dicha revista a lo largo del globo durante toda esta década.

Calvin Klein, Gucci,

, H&M, Dior, Nina Ricci, Topshop, Chloé, Dolce & Gabanna, Óscar de la Renta… Son muchos los diseñadores, firmas y marcas para los que Karlie ha desfilado y posado desde entonces.

De hecho, en 2014 fue nombrada “Ángel” de Victoria Secret, aunque solo mantuvo su halo durante un año: en 2015, colgó las alas para centrarse en otros proyectos (aunque en 2017 volvió a desfilar para la firma). Y es que el ballet y las pasarelas no son las únicas pasiones de Kloss.

A estas hay que añadirle los estudios: Karlie estudió en un programa en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard. Además de eso, es programadora informática, y, de hecho se asoció con Flatiron School y Code.org para ofrecer la beca “Kode with Klossy” destinada a chicas jóvenes interesadas en la informática.

La filantropía de Karlie no acaba ahí: también se unió a Momofuku Milk Bar para desarrollar una línea de galletas veganas y sin gluten (“Perfect 10 Kookie”), en colaboración con el negocio social FEED y a la ONG del Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA), cuyos beneficios iban destinados a niños en situación de hambruna.

“Te quiero más de lo que soy capaz de expresar con palabras. Josh, eres mi mejor amigo y mi alma gemela. No puedo esperar al ‘para siempre’ contigo. Sí, un millón de veces” escribió Kloss en su Instagram, cuando anunció su compromiso con el cuñado de Ivanka Trump.

En 2016, la revista Time la consideró una de las 100 personas más influyentes del momento. Y, como de influencias van los “influencers”, Karlie tiene también su propio canal de Youtube, “Klossy”, que compagina con sus otras redes sociales, y con más de un millón de visitas en varios de sus vídeos.

DE LA INFORMÁTICA AL ALTAR.

Pero si algo la ha puesto ahora en el ojo del huracán, ha sido su reciente boda con Joshua Kushner, con el que compartía una relación desde 2012, y que la ha acercado a la línea de familiares políticos de los Trump. Y es que Josh es cuñado de Ivanka Trump, que está casada con el hermano de este, Jared Kushner.

La modelo estadounidense Karlie Kloss presenta una creación de la colección Otoño/Invierno 2015/16 del diseñador de origen georgiano David Koma para la casa de moda Mugler durante la Semana de la Moda de París, en París, Francia, el 7 de marzo de 2015. EFE/EPA/IAN LANGSDON

La modelo estadounidense Karlie Kloss presenta una creación de la colección Otoño/Invierno 2015/16 del diseñador de origen georgiano David Koma para la casa de moda Mugler durante la Semana de la Moda de París, en París, Francia, el 7 de marzo de 2015. EFE/EPA/IAN LANGSDON

Esto convierte a Karlie e Ivanka en cuñadas, algo curioso teniendo en cuenta que Jared, no es solo el yerno del Presidente de Estados Unidos, sino su principal asesor mientras que, tanto Josh como Karlie, son abiertamente demócratas.

De hecho, ella, que había admitido que votó por Hillary Clinton en las pasadas elecciones, apareció en la última gala de los Óscar luciendo un lazo azul, en señal de rechazo a las políticas migratorias de Donald Trump y apoyo la Asociación Estadounidense de Libertades Civiles.

El compromiso había sido anunciado el pasado 24 de julio en el Instagram de la modelo “te quiero más de lo que soy capaz de expresar con palabras. Josh, eres mi mejor amigo y mi alma gemela. No puedo esperar al ‘para siempre' contigo. Sí, un millón de veces”.

El matrimonio se confirmó en la misma red social, donde Kloss compartió la foto de la pareja con atuendo de boda y un simple mensaje “10.18.2018”, es decir, la fecha del enlace acompañada del “emoji” de un corazón.

Ahora, emparentada oficialmente con la familia Trump, queda por ver cómo evolucionarán la carrera profesional y la línea ideológica de Karlie. De momento ella, en su Instagram, comparte su final feliz con perdices: “Happily ever after...”, dice, manteniendo por lo demás esa discreción que siempre la ha acompañado.

Por Nora Cifuentes.

EFE/REPORTAJES.

Nora Cifuentes

Accesorios, detalles que importan

Accesorios, detalles que importan

Art Déco en pequeños espacios

Art Déco en pequeños espacios